Buscar en este blog

jueves, 31 de marzo de 2011

El sector fotográfico, afectado por el desastre en Japón

Tras el terremoto y el tsunami que arrasó la costa noreste de Japón el pasado 11 de marzo, las afectaciones en la industria fotográfica son significativas. A través de comunicados de prensa, las empresas fabricantes de cámaras y equipo fotográfico han hecho una primera evaluación de los daños sufridos en las fábricas que se localizan en esa zona del país.

El mismo día del terremoto, por ejemplo, la división Bloomberg de Sony informó sobre la evacuación y el cierre de media docena de fábricas. En un boletín emitido por Sony España se mencionan ocho fábricas que detuvieron su producción, entre las que se encuentran las de Miyagi y Fukushima, las cuales incluyen en su producción semiconductores (usados en los captores CMOS) y dispositivos ópticos.

Fujifilm anunció un retraso en la producción de su modelo FinePix X100. En su comunicado, la compañía confirmó que su planta de Taiwa-cho -donde se produce la FinePix X100- se vio afectada, lo que posiblemente ocasionará retrasos en la introducción al mercado de dicho producto. En otro comunicado argumentaba que los problemas de energía y de transporte dificultaban concretar los ajustes en el calendario para producir éste y otros modelos.

En el caso de Canon, casi una decena de fábricas se vieron afectadas y una quincena de trabajadores resultaron heridos. Estas fábricas permanecen detenidas y aún no hay datos concretos sobre su reapertura. Una de las más dañadas es la situada en Utsunomiya, donde se da por hecho que será necesario un tiempo considerable antes de recuperar las operaciones. Incluso, la compañía declaró que en caso de que se necesite más de un mes para restablecer la producción, se planteará la posibilidad de trasladarla a otras plantas.

En el caso de Panasonic, aunque su central operativa se ubica en la ciudad de Osaka, las plantas de Fukushima y Yamagata –donde se producen algunas de las cámaras Lumix compactas de gama alta y las Lumix G- se vieron dañadas.

Nikon ha detenido la producción en la planta de Sendai, donde se fabrican las cámaras réflex y ópticas de gama profesional. Ante esta situación, el calendario para producir los relevos de la Nikon D700 y Nikon D3s podría verse afectado.

Cabe destacar que una marca que no tuvo afectaciones por el desastre de Japón -más allá de la falta de suministro de energía global- fue Olympus, que no cuenta con ninguna fábrica instalada en el país asiático.

Hasta el momento las diferentes compañías siguen recopilando información de sus oficinas centrales en Japón, por lo que aún es precipitado que den una evaluación concreta sobre las consecuencias en la producción o el desarrollo de futuros modelos, aunque hay que resaltar que si bien algunas cámaras –las de alta gama- son montadas en Japón, muchos otros modelos salen de las fábricas japonesas.