Buscar en este blog

jueves, 7 de enero de 2010

FOTOGRAFIA HDR, color al límite

Gracias a su impacto visual, las imágenes HDR son una técnica viable para aplicaciones publicitarias y editoriales, sobre todo cuando se trata de paisajes o lugares turísticos.



La fotografía digital no deja de perfeccionarse y de volverse más compleja con el surgimiento de nuevas técnicas. Entre ellas, se encuentra la de Renderizado de Alto Rango Dinámico o HDR (por sus siglas en inglés), mediante la cual se consigue mejorar defectos de luz en una imagen, a la vez que se crea un efecto inusitado.

principio Básico
El efecto HDR es una tecnología de reciente aparición, aunque tiene sus antecedentes en el mundo análogo de la fotografía con Charles Wyckoff, quien en la década de los 30 elaboró una película fotográfica con tres capas y colocó en cada una distintas sensibilidades, con la intención de obtener una imagen mejor balanceada.
Precisamente, la técnica HDR tiene como objetivo esencial la corrección de un defecto inherente a las cámaras fotográficas, relacionado con la captura de diferentes intensidades de luz en una sola imagen.
Su función consiste en iluminar correctamente todas las zonas de la fotografía tal como lo hace el ojo humano, que se va adaptando a la imagen observada de forma continua hasta lograr que la luminosidad se encuentre dispersa en toda la imagen.

Cómo se logra
Para convertir una fotografía en HDR, primero se requiere sacar varias tomas de una misma escena con distintos rangos de exposición, es decir, fotos subexpuestas, con exposición normal y sobre expuestas.
Posteriormente, se emplean programas especializados donde se combinan las fotografías y se recurre al Tone Mapping o Mapeo de Tonos, encargado de ajustar los colores y buscar el nivel óptimo para los detalles.

Y el resultado es...
El resultado que se obtiene es un resalte (renderizado) de todos los colores de la imagen. De esta manera, las diferentes zonas quedan perfectamente expuestas, aunque tengan niveles de luminosidad distintos y contrastados. Una vez obtenida, la imagen se exporta al formato que más convenga.
Es curioso resaltar que paradójicamente la función HDR crea efectos poco reales, cuando en un inicio fue desarrollada para dar naturalidad a la luz de las fotos. Sin embargo, el “hiperrealismo” conseguido es lo que resulta interesante y atractivo.
Actualmente, el HDR es utilizado no sólo para crear imágenes mejor balanceadas, sino como un medio creativo de retoque de imágenes en donde, a gusto del fotógrafo, las imágenes adquieren nuevos colores.

Qué imagen puede convertirse en HDR
Todo tipo de imagen digital puede ser transformada en una versión HDR, la cual permite diversos formatos, como PFS, TIFF, JPEG, EXR y RADIANCE RGBE, que es el más utilizado. No obstante, es recomendable el formato RAW, ya que almacena mucha mayor información y al momento de procesar la foto, ésta mantiene los detalles.

Qué se necesita para hacer fotos HDR
Cualquier cámara digital es capaz de generar las fotografías necesarias para la edición digital HDR, aunque las cámaras digitales tipo réflex proveen mayores ajustes, como el sistema de “auto exposure bracketing”, que permite realizar tres tomas o más de forma secuencial y automática, con distintos parámetros de exposición. Es indispensable tener suficiente espacio en el disco duro, ya que las fotografías HDR sin compresión pueden pesar alrededor de 50 Mb cada una.

Recomendaciones técnicas
Al momento de tomar las fotos, se aconseja usar tripié para que no existan variaciones de encuadre en cada una. El obturador remoto es un recurso más que evita que la cámara se mueva al pulsar el botón de disparo.
Es recomendable utilizar ISO’s bajos para no generar niveles de ruido en las fotos resultantes, y mantener la apertura fija para que la profundidad de campo no se vea afectada.

Plus en las aplicaciones
Las imágenes de rango dinámico elevado comparten las mismas aplicaciones que las fotografías tradicionales. Sin embargo, logran captar más la atención pues inmediatamente despiertan un aire de sospecha de que han sido modificadas.
Gracias a esos retoques, las fotografías HDR pueden convertirse en un recurso original y novedoso para aplicaciones en gran formato.

Al imprimirlas...
Dados los contrastes y la gama de colores que caracterizan a estas fotos, es elemental que en los sistemas de impresión se utilice el perfil de color adecuado, con la finalidad de mostrar correctamente todo el nuevo rango de tonalidades creado.

Técnica controversial
La aceptación de la técnica HDR se encuentra dividida, principalmente entre los fotógrafos tradicionales, que muy pocas veces modifican sus fotografías, y los adeptos a la post-producción digital.
Tal parece que el HDR se está apartando de sus orígenes para emplearse en la creación de imágenes poco reales, que visualmente son llamativas y alcanzan cada vez más admiradores.

Y si no existiera lo digital...
Si analizamos hasta qué punto el software puede influir en el retoque de una fotografía, estaremos de acuerdo en que si bien las cámaras no son capaces de arreglar defectos originados por ellas mismas, los programas digitales son el auxiliar idóneo para generar imágenes HDR, además de otros efectos.
Esto significa que hasta el momento no es posible realizar retoque HDR sin intervención digital… bueno, puede ser al estilo Wyckoff pero es difícil que alguien lo haga hoy en día.

Fotos de: Andrés González, Justin Griswold, M. Lewis, Luis de Jesús, John Mueller.
Fuentes de información:
Oscar Rojas Casanova, www.sajornet.com
Ben Olivares, www.benolivares.com