Buscar en este blog

miércoles, 6 de enero de 2010

Lentes Digitales



ENFOQUES CREATIVOS

Desde que los lentes se diseñan por computadora, se realizan análisis y se integran elementos en los cristales como la fluorita, estos dispositivos hacen posible obtener fotografías con alto nivel de resolución y creatividad.

Sin duda alguna, el lente es un componente fundamental en las cámaras fotográficas, ya que, al igual que el cristalino en el ojo humano, se encarga de enfocar con precisión objetos ubicados a distancias diferentes y, por lo tanto, de definir la calidad de la imagen.
Aunque siempre había existido la posibilidad de fabricar lentes cada vez con mejor calidad, en el momento que se cambia el concepto de análogo a digital surge la cuestión de resolver la máxima nitidez de estos dispositivos. Es así como los micrositios, de los cuales están hechos los sensores, se han vuelto más pequeños y también encontramos en el mercado tabletas especializadas que, por medio de líneas que se juntan o se separan, permiten determinar la capacidad de resolución de un lente. Dos de los grandes fabricantes de lentes, Schneider y Rodemstock, ya trabajan con una capacidad de resolución óptima de cinco nanómetros. Paulatinamente, las especificaciones de los lentes han ido modificándose con el propósito de obtener mayor nitidez en los micrositios, dependiendo desde luego del tipo de sensor.

Qué lente elegir
Primero debemos ver si nuestra cámara permite la utilización de lentes intercambiables, ya que algunas por su construcción tienen el lente pegado. Si admite el intercambio de lentes, entonces tenemos ante nosotros la oportunidad de expandir nuestra creatividad con el empleo de lentes adicionales, como Angulares o Telefotos.
El siguiente paso es conocer algunos aspectos elementales para la adquisición de un lente. Enrique Arechavala Silva, fotógrafo digital profesional, señala que lo esencial es elegir un lente diseñado para sensores digitales y, de acuerdo con lo que necesitemos, invertir en el mejor o más fino que podamos conseguir. ¿La razón? Generalmente, los mejores lentes del mercado son apocromáticos y los podemos encontrar bajo nombres distintos o con un diseño particular, según la marca. Estos lentes están diseñados para lograr que todos los rayos de luz lleguen al mismo punto del plano focal, logrando la máxima neutralidad posible y sin contribuir a un cambio de color en la imagen.
Por otro lado, en ocasiones nos preguntamos por qué dos lentes aparentemente iguales difieren en el precio. Esto se debe a que internamente los lentes más caros tienen atributos premium, como aperturas muy grandes (f2, f1,4), mientras que los más económicos cuentan con aperturas más pequeñas (f3,5, f4). Los lentes con aperturas grandes son costosos porque al tener un paso más de luz se vuelven rápidos. En cambio, los otros son más lentos, ya que no se puede abrir tanto el diafragma. Otras diferencias radican en el peso y en la construcción misma de la pieza, pues los lentes premium son más metálicos y están diseñados para un mayor uso. También hay que tomar en cuenta la cobertura de extremo a extremo, ya que los lentes baratos solamente son nítidos al centro, mientras que los lentes apocromáticos proporcionan nitidez desde el centro hasta las orillas.
Un factor más a considerar es el recurso del foco selectivo para desenfocar ciertos detalles de la profundidad de campo. Mientras más se abra el diafragma, la selección se realiza de manera más natural y se puede lograr que las partes borrosas se vean agradables. Asimismo, es interesante observar la construcción del propio diafragma, que generalmente se dibuja en forma de hexágono y entre más láminas tenga alrededor, se torna circular. Cuando hay pocas láminas, los desenfoques son más abruptos; si la cantidad de láminas es mucho mayor, los desenfoques son más transicionales y suaves. Por ende, los lentes más económicos tienen menos laminillas y los desenfoques son más bruscos.
Por otra parte, es relevante ver la tecnología que los distintos fabricantes van desarrollando, ya que cada uno agrega elementos que mejoran el aspecto óptico de la fotografía. Canon, por ejemplo, desarrolló la integración del elemento fluorita (FL), con el propósito de tener un mejor control de la refracción de la luz y conseguir mayor nitidez.

Lo primordial es que los consumidores consideren estas características como una buena inversión y que el valor real de un lente premium está en todo lo que puede ofrecer.

Distancia focal fija vs variable
Existen dos clases de lentes: los prime lens o con una sola distancia focal, y los lentes varifocales o con zoom. En los primeros, el hecho de tener una distancia focal fija ocasiona que la refracción interna se lleve a cabo de manera óptima, mientras que en los segundos se pierde un poco de definición al tener que mover todos los elementos internos para obtener los ángulos de visión requeridos.
La oferta se ha enfocado más hacia los lentes zoom, debido a la comodidad y practicidad que representa tener un solo lente, sin necesidad de estar cambiando constantemente de objetivos. Con los lentes de distancia focal fija se consigue la máxima calidad de resolución; sin embargo, si se adquiere un lente zoom de buena calidad, se pueden obtener buenos resultados.

Un lente para cada ocasión
Cada lente está hecho de tal manera que la imagen se vea bien y con la nitidez suficiente; y dependiendo de la ubicación del componente con respecto al plano focal, el objeto se verá con un tamaño específico. De acuerdo con esa distancia focal, medida en milímetros, existen distintos tipos de lentes u objetivos, los cuales abarcan rangos específicos (pueden variar, según la fuente de información): Gran Angulares - 18 a 24 mm; Angulares - 24 a 35 mm; Normales - 35 a 80 mm; Telefotos cortos - 80 a 150 mm; Telefotos largos - 150 mm en adelante; y Zooms - 28 a 120 mm.
Cada objetivo tiene una utilidad determinada para lograr efectos y resultados diversos:

Angulares. Consiguen que los objetos se hagan más pequeños y el campo visual más amplio, permitiendo ajustar todo dentro del cuadro. Suelen distorsionar la imagen haciendo curvas las líneas rectas. Ideales para tomas de grupos, inmuebles, paisajes y grandes áreas visuales, así como caricaturas.

Normales.
Se acercan a la visión normal del ojo humano. Han caído un poco en desuso, debido a que las cámaras son vendidas con un lente zoom integrado; pero bien utilizado se logran resultados favorables. Son aptos para representar escenas sin carga dramática, cuentan con una profundidad de campo moderada y suelen conservar la perspectiva original. Son objetivos con gran luminosidad.

Telefotos.
Acercan objetos situados a grandes distancias y aumentan el tamaño de las imágenes respecto al objeto real. Se usan para eventos deportivos e imágenes de la naturaleza y la vida salvaje. Asimismo, cuando utilizamos un lente normal para un retrato, la imagen se distorsiona, la nariz sale alargada, y los ojos y la oreja se deforman; por tal motivo, son recomendables los telefotos cortos para fotografiar un rostro que se vea lo más natural posible.


Zooms.
Con el lente zoom se consiguen imágenes más planas, así que podemos hacer que un edificio, por ejemplo, se vea más próximo a una persona cuando en la realidad están más alejados. Su versatilidad permite tomar desde fotos familiares hasta paisajes extensos.

Hay otros lentes útiles para complementar nuestro poder creativo:

Macrolentes. Diseñados para enfocar objetos a una distancia corta. Vienen optimizados internamente para tener máxima resolución hasta las esquinas y generalmente se usan para fotografiar ojos de insectos, flores o cuestiones planas como timbres postales.

Ojos de pescado.
Son lentes angulares empleados para crear panorámicas de 360 grados. Últimamente se usan para hacer cuestiones envolventes como recorridos visuales en sitios web. Su Proporcionan una profundidad de campo extensa y las imágenes se ven curvas como si estuvieran reflejadas en una esfera.

Tilt & Shift. Actualmente de moda, permiten desplazar el eje óptico hacia arriba y abajo para corregir y controlar la perspectiva de la cámara; así como hacer giros para mejorar la profundidad de campo con diafragma abierto, evitando suavizar el foco. Se utilizan para cuestiones de arquitectura.