Buscar en este blog

martes, 22 de diciembre de 2009

LA CAMARA DIGITAL


BAJO LA LENTE DEL FOTOGRAFO

Primero lo primero, las cámaras digitales, no son muy diferentes de las cámaras tradicionales o análogas, la principal diferencia es que la digital lleva en su interior un dispositivo electrónico que sustituye al rollo de película, y es llamado CCD o CMOS y por lo general son tres, un CCD capta la luz roja, otro CCD la verde y otro CCD la luz azul, después con un convertidor electrónico esta información análoga de luces es convertida en una imagen que estará formada por Píxeles.

Píxeles
Un Mega Píxel es equivalente a un Millón de Píxeles, a mayor pixelaje mayor resolución de la imagen y color. Para obtener imágenes profesionales es recomendable conseguir una cámara de 5 mega píxeles mínimo, (5 millones de píxeles) lo cual sería comparable a una cámara de 35 mm. Hay en el mercado de 10, 15 y hasta 20 mega píxeles, no es de sorprenderse que en este mismo momento se estén fabricando cámaras de mayor capacidad pues la tecnología avanza diariamente. El píxel se va a medir multiplicando el ancho y alto de la imagen, es decir que una foto de 8 x 10 pulgadas y a 300 DPI de resolución tendrá 2400 píxeles de ancho por 3000 de alto y ocupará un espacio en disco de aproximadamente 7.2 Mega bites. Lo cual resulta ser una imagen de excelente resolución.
La cámara digital puede ofrecer varias calidades las cuales se miden dependiendo del formato en el que se guarde la información, ya sea JPG fina, TIFF o RAW, donde las dos últimas representan la máxima calidad que puede ofrecer la cámara, y pueden almacenarse además en diferentes tamaños.
Posteriormente la imagen debe almacenarse en tarjetas de memoria, las cuales van a variar en capacidad, precio y tamaño y la cantidad de fotos que le cabe se medirá en Mega Bytes. Las tarjetas pueden ser de 8, 16, 32, 64, 128, 256, 512, 1024 (un Gigabyte), etc. Para darnos una idea de lo que esto significa, una tarjeta de 256 Megabytes puede almacenar mucho más de 400 fotos en calidad JPG fina o sea una calidad muy buena, pero si cambiamos la calidad a ¡excelente! o sea a RAW o TIFF, la tarjeta disminuye mucho su capacidad de almacenaje, ahora bien, una tarjeta de 512 pues son más de 1000 fotos.
Para concluir, es bueno saber si la cámara en cuestión, posee accesorios como: zapata caliente para adaptar flash, algún cable sincronizador, varias velocidades de obturación, exposímetro, menú para controlar la información de luz y sombras (balance de blancos) etc. Todo esto es con la finalidad de pensar el uso más adecuado de la cámara, sin embargo como ya se ha mencionado antes, la tecnología avanza día con día y afortunadamente existen programas avanzadísimos en cuanto a imagen se refiere como el Photoshop con el cual se hacen maravillas fotográficas, desde comercial hasta fotografía artística de proporciones enormes, acortando tiempo, dinero y esfuerzo, pero eso ya es tema de otro artículo.

¿Qué cámaras utilizan los profesionales?

Las especialidades en fotografía se dividen en tanto el sujeto u objeto a fotografiar, aunque sabemos que los fotógrafos profesionales tienen varias ramas de especialización, el análisis de las necesidades básicas que debe cubrir una cámara digital SLR le harán tener una mejor base para la toma de decisiones. Jaime León explica que “más que buscar una cámara por la marca o el modelo se deben analizar las necesidades de las diferentes situaciones…, sobre todo hay que recordar que el rollo es el que suple por el chip y de ahí que unas cámaras son más versátiles para correr con ellas, por ejemplo en deportes; otras por su peso requieren de un tripié para transportarlas. Hoy en día las necesidades de la foto son las mismas que antes sólo que en vez de usar una análoga se usa una digital.”